México Volcán Citlaltépetl o Pico de Orizaba

Citlaltépetl o Pico de Orizaba

Los antiguos mexicas conocían como Poyautécatl a esta montaña, es decir, el que vive entre nubes ligeras o señor de la niebla. Tiempo después, le cambiaron el nombre a Citlaltépetl o Cerro de la Estrella, ya que la erupción que producía el volcán podía apreciarse en la lejanía como una lluvia de estrellas proveniente del mismo.

El también conocido como Pico de Orizaba es un volcán que forma parte de la Cordillera Neovolcánica con una superficie que sobrepasa las 19 mil 700 hectáreas y se caracteriza por la presencia constante de nieve en el área que lo conforma, lo cual da como resultado un maravillo contraste con la vegetación tropical y boscosa que lo rodea.

Este volcán durmiente localizado en la zona limítrofe de los estados de Puebla y Veracruz, es el punto más alto de México, pues su punta alcanza poco más de cinco mil 740 metros sobre el nivel del mar, además, su cono volcánico está catalogado como uno de los simétricos en el mundo.

Por todo lo anterior, este sitio es uno de los favoritos para practicar alpinismo, senderismo y otros deportes de montaña, razón por la cual no es difícil encontrar un buen número de albergues en la zona con la finalidad de proveer a los visitantes de los requerimientos necesarios para recorrer los alrededores del volcán o realizar el ascenso al mismo

El nombre de Pico de Orizaba está relacionado con una antigua historia de origen olmeca, una de las primeras civilizaciones mesoamericanas. Cuenta la leyenda que hace mucho tiempo existía una guerrera llamada Nahuanila y que tenía una muy buena amiga y consejera que en ocasiones la acompañaba a la batalla, ella era Ahuilizapan u Orizaba, que significa Lugar de aguas alegres

En cierta ocasión, Nahuani fue vencida en batalla y ante la dolorosa pérdida, su gran compañera Orizaba se dirigió a lo más alto del cielo y desde ahí se lanzó a la tierra. Se dice que en el sitio en el que Ahuilizapan u Orizaba cayó desde las alturas, poco a poco se fue formando una montaña que lentamente se transformó en un majestuoso volcán.

Pasado el tiempo, y siendo Orizaba un dolido volcán, cada vez que ella recordaba lo acontecido a su amiga Nahuani, para desahogar su pena, hacía explotar sus adentros provocando grandes erupciones. Para tratar de mitigar estos acontecimientos, la gente que habitaba los pueblos circundantes del volcán, tenían que escalar a lo más alto del mismo para rendir homenaje a Nahuani, la eterna confidente de Orizaba.

Existe una versión de esta leyenda que relaciona a Ahuializapan (Orizaba) con el mismísimo dios mexica Quetzalcóatl (la serpiente emplumada). Esta versión cuenta que cuando el dios salió de la ciudad de Tula (hoy estado de Hidalgo) rumbo a lo que actualmente es la ciudad de Coatzacoalcos en Veracruz, vivió a la hermosa Orizaba caída del cielo y permaneció junto a ella hasta que durmió para siempre y cuando esto ocurrió, se cuenta que de la cima del Citlaltépetl se le alzó una enorme pira funeraria que convirtió en cenizas el cuerpo de Ahuializapan. Luego, al amanecer, sus cenizas se elevaron formando una resplandeciente nube que no era otra cosa que el espíritu del dios Quetzalcóatl.

Es interesante comentar que el Pico de Orizaba tiene una importante cumbre adyacente también volcánica: el volcán de Sierra Negra. Este último se encuentra ubicado en el estado de Puebla, muy cerca de los límites con el estado de Veracruz. La cima de esta montaña tiene una altura aproximada de un poco más de 4 mil 500 metros sobre el nivel del mar, lo que la hace la quinta cumbre más alta del país y en su punto más alto se localiza el Telescopio Milimétrico Alfonso Serrano, el radiotelescopio de mayor alcance en su rango de frecuencia en el mundo.

Para llegar a la Sierra Negra es preciso tomar la carretera federal 144 en dirección a Texmalaquilla y Atzitzintla. Pasando Texmalaquilla existe una bifurcación en donde puedes dejar el vehículo para seguir el ascenso a pie.